¿Se te enrojece la piel del rostro con facilidad y no paran de salirte antiestéticos granitos? Quizás tengas rosácea. Te contamos cómo afecta esta dolencia a tu piel y cómo puedes remediarla.

Que te salgan rojeces en cualquier zona del cuerpo es molesto, pero que te aparezcan en la cara puede convertirse en un auténtico problema. Con un poco de suerte puede tratarse de una reacción alérgica o una simple irritación, pero si el problema persiste es posible que estés padeciendo la rosácea. Esta patología crónica inflamatoria afecta al 5% de la población. Mientras la cuperosis se caracteriza por los vasos dilatados concentrados en las mejillas y es un problema circulatorio, la rosácea es una enfermedad crónica de la piel.

Generalmente aparece en la zona central de la cara (nariz, barbilla, pómulos y frente). Se presenta con más frecuencia en pieles claras y afecta especialmente a mujeres de entre 30 y 60 años. Los hombres la sufren menos, pero cuando les toca, los síntomas suelen ser más importantes.

¿Cuáles son las causas de la rosácea? ¿Cómo se puede tratar? Hemos hablado con la doctora Marta García Bustinduy, especialista en Dermatología del Centro de investigación y terapéutica dermatológica de Tenerife y miembro de Top Doctors, para conocer toda la información sobre esta enfermedad cutánea.

QUÉ ES LA ROSÁCEA

Es una enfermedad inflamatoria, no infecciosa, aunque tenga lesiones que contengan pus. Esta inflamación afecta a los vasos sanguíneos superficiales y a los folículos pilosebáceos, donde hay un ácaro, el Demodex foliculorum, que participa en todo el proceso. Se localiza, sobre todo en las mejillas, nariz, frente y barbilla, pero también puede afectar a los ojos, cuello y escote.

rosácea top doctors

CAUSAS DE LA ROSÁCEA

La radiación ultravioleta del sol y la presencia de microorganismos como el Demodex es fundamental. Otros agentes desencadenantes son:

  • Alimentos picantes o calientes
  • Calor
  • Frío
  • Cambios bruscos de temperatura
  • Bebidas alcohólicas
  • Cafeína
  • Uso de jabones o soluciones alcohólicas
  • Corticoides
  • Menopausia
  • Tos crónica
  • Ejercicio intenso
  • Carga de peso
  • Estrés y ansiedad

CÓMO RECONOCER LA ROSÁCEA

El síntoma más común de la rosácea es la rojez de base en mejillas, sobre la que suelen presentarse granos rojos y de pus. Muchas veces aparece inflamación y se produce enrojecimiento episódico –“flushing”– con facilidad ante calor, sol, picantes, nervios. También puede presentarse sensación de sequedad, tirantez en la cara, incluso algo de descamación.

Otras manifestaciones típicas de esta dolencia son:

  1. En la mayoría de los casos, la rosácea no pasa del estado inicial de rojeces en el rostro.
  2. Se alternan periodos de empeoramiento y remisión.
  3. Las rojeces pueden extenderse hasta el cuello e ir acompañadas de hinchazón en la cara. En el 50% de los casos llega a inflamar la zona de los párpados, como le sucede a Paula Vázquez.
  4. Pueden aparecer pequeños granitos rojos en las mejillas y/o alrededor de la nariz y la boca que persisten durante días.

TRATAMIENTOS EFICACES PARA LA ROSÁCEA

No existe una cura definitiva para esta dolencia, pero existen protocolos que pueden disminuir los síntomas, mejorar la calidad de la piel y prolongar los periodos sin ningún brote.

Según la doctora García Bustinduy, “lo fundamental es evitar el sol en la medida de lo posible y utilizar un buen producto de fotoprotección diaria”. También es importante hacer una buena elección de los cosméticos que se van a aplicar: “Deben emplearse productos adecuados para este tipo de piel, realizando la limpieza facial con productos suaves sin alcohol ni jabones fuertes. Las aguas micelares son muy útiles para atenuar los momentos de mayor rojez y los sprays de aguas termales resultan de gran ayuda en momentos de malestar o rigidez”.

Algunos métodos que pueden mejorar la rosácea son:

  • Luz Intensa Pulsada. Técnica que, en manos de profesionales médicos puede ser muy útil, controlando el enrojecimiento brusco y las manchas que padecen quienes sufren la rosácea.
  • Láser vascular Neodimio-Yag. Se requieren 2-3 sesiones separadas por 6-8 semanas.
  • Electrocoagulación. Se provoca el cierre del capilar dilatado con agujas eléctricas extrafinas.
  • Brimonidina en crema. Elimina rojeces durante 12 horas.
  • Antibióticos. En los momentos de inflamación, los dermatólogos recomiendan productos contra el Demodex, antibióticos tópicos o sistémicos e, incluso retinoides.
  • Electrocoagulación. Se provoca el cierre del capilar dilatado con agujas eléctricas extrafinas.

RUTINA DE BELLEZA

Dado el impacto que esta dolencia tiene sobre la calidad de vida de quienes la padecen, la doctora recomienda recurrir al asesoramiento de un buen profesional para utilizar cosméticos adecuados y aprender buenos trucos de maquillaje para camuflar las imperfecciones.

rosácea camuflaje

Esta rutina te ayudará a lucir un cutis más bonito si padeces rosácea:

  1. Limpia tu piel con un cosmético ligero. Utiliza la yema de los dedos para aplicarlos y huye de tónicos astringentes y exfoliantes. Pueden dañar tu cutis.
  2. Aplícate cremas emolientes y con función barrera dos veces al día (preferiblemente mañana y noche). Te convienen fórmulas ligeras, con bajo contenido en grasas. Asegúrate también que no son oclusivas para que no acentúen la inflamación. Léete bien la composición. Mejor que la fórmula lleve pocos ingredientes y, en la medida de lo posible, que sean naturales.
  3. Usa maquillaje ligero. Bases fluidas, CC creams… pues se retiran fácilmente. Descarta los waterproof, porque al frotar para retirarlos la piel se irritará más.
  4. Fotoprotección todas las mañanas. Lo ideal es recurrir a un SPF 50 (jamás bajes de un SPF 20).
  • ¡Mucho ojo! Según la National Rosacea Society, los ingredientes más irritantes para tu piel son el alcohol, hamamelis, perfumes y aceites esenciales de menta, eucalipto y clavo. ¡Huye de ellos!

CUIDADO CON LA ALIMENTACIÓN

La alimentación también puede influir en esta dolencia. Es importante evitar comidas picantes o muy sazonadas, así como alimentos o bebidas muy calientes. Los cítricos también pueden empeorarla, aunque cada caso puede tener unas particularidades concretas.

× ¡Reserva turno ahora!